domingo, 7 de marzo de 2010

Mientras duermes...




Me gusta contemplarte
mientras duermes,
porque puedo recorrerte
con mis dedos de mirar.


Me gusta destapar
como te abrazas,
porque puedo caminarte
con mis ojos de tocar.


Me gusta velar la marejada
inquieta de tus sueños.


Y sobrevolar la calma chicha
de tu respirar sereno.


Tan solo rota por saberte
vulnerable.
Por sabernos indefensos.


¡Cruel máquina del tiempo!
Que haces devenir fugaz
lo que por vocación
es... eterno.


¡Cuánto dolor,
por el olvido que seremos!

©narbona



1 comentarios:

A las 18 de abril de 2010, 15:33 , Blogger J. Úbeda ha dicho...

Es fantástico contemplar a alguien mientras duerme. Muy bonito...

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal