jueves, 13 de septiembre de 2012

La colchoneta...






Mi abuela solía decir que, a veces, bastaba con sentarse en la puerta de casa y esperar para ver pasar los  cadáveres de tus enemigos.  Y aunque cuando se lo oía decir no lo entendía, con el tiempo vislumbré el verdadero significado de lo que en realidad no era más que una simple metáfora, si bien llena de sabiduría.

Uno de esos “enemigos” era Manuel.  Quien llevaba todo el santo verano haciéndose el listillo conmigo.  Demostrándome que me podía tomar el pelo en cada ocasión que se le ofreciera. Sobre todo, me hacía tragar auténticas “bolas” -de la forma más inocente-, aprovechando mi desconocimiento en algún tema puntual o alguna materia por mí desconocida. Siempre era presa fácil de sus enredos. Tratando de demostrar quien era el “espabilao”. Y que podría “pegarmela” cada vez que le viniese en ganas.


Que era ya viernes, no me cabía dudas. Las señales eran evidentes. Y es que entre nuestros vecinos de playa eran tantas las parejas que cuando llegaba el fin de semana todas las habitaciones disponibles en la casa permanentemente alquilada, gemela a la nuestra, no eran bastantes ni suficientes. Lo solucionaban montando pequeñas tiendas de campaña, de esas de dos plazas,  sobre la arena y delante de su terraza. Era entonces cuando todo ese espacio al margen derecho del camino al agua, se transformaba en un camping a pequeña escala.

Iba dispuesto a dar mi paseo diario, y bajaba los dos peldaños de escalera desde nuestro porche a la arena cuando lo vi.  Manuel estaba delante de su tienda. El colchón, en el suelo, ocupaba prácticamente la totalidad de su interior. Desde fuera, con un inflador de lo más elemental, y con rítmicos movimientos de pie, lo iba llenando para tenerlo dispuesto a la noche. En que a buen seguro habría “dale que te pego” con su parienta.

Decidí de inmediato retrasar mi andadura. El cuadro que tenía ante mí me hizo comprender que la situación me la estaban poniendo a huevo. Me paré. Y cuando en un momento dado vi que se agachaba distraído para hacer algo, con todo el sigilo del mundo -y favoreciéndome que no había ningún testigo que pudiera alertarlo-,  me coloqué en la trasera de la tienda, que daba la espalda al mar. Me arrodillé mientras escuchaba el persistente sonido  del inflador. Y ahí me decidí a emitir un  Pitssssssssssss........¡¡¡¡¡  tan realmente bien hecho, y tan espontáneo, que hasta yo me lo creí.

Confieso que lo había visto hacer en una película francesa de los años 30. En la que un chico, oculto en la maleza junto al arcén de la carretera emitió el mismo sonido que hace un pinchazo en la rueda de una bicicleta, provocando que el que la montaba parase para comprobarlo.

Sentí que Manolo había dejado de pisar el inflador mientras con un ladeo de cabeza trataba de agudizar su oído.  Con la esperanza, tal vez, de que hubiese sido una mala pasada de su imaginación. Ante lo cual, naturalmente,  yo hice lo propio: seguir emitiendo un continuo -pero ahora matizado Bssssssssssssssssss ......¡¡¡- que en nada tenía que envidiar al escape permanente de aire a causa de una fuga.
¿Lo siguiente? Esto:

 -¡¡¡ ME CAGO EN EL COPÓN DIVÍNO !!!
 
Monumental y usual grito que, con matices y modulaciones de voz diversas, se emite comúnmente entre los habitantes del la zona del Condado. Si bien esta vez dicho de forma huracanada por mi amigo mientras en silencio, y a duras penas, yo podía contener la risa.
¿Que él inflaba con pisadas más y más descontroladas por los nervios? Entonces yo callaba para tomar impulso (y aire).
¿Que paraba para escuchar? yo volvía a sonar: Bssssssssssssssssss....¡¡¡¡
Y de nuevo, un tan impotente como desesperado  ¡¡ SU PUTA MADRE !!  Se volvía a oír pero esta vez denotando ya un cierto cabreo.

Después de diez minutos así, y cuando mi descojono podía más que mi capacidad de puesta en escena de la imitación  “momento pinchazo”, me levanto, ahora sí, a carcajada limpia. Mientras, Manuel, comprendiendo todo de inmediato,  no termina de salir de su asombro.

     
-¡¡ MIRA QUE ERES CABRÓN !!  -me dice sin por ello abandonar esa amplia sonrisa, tan amable como sincera, que le caracteriza.

-Ahora estamos en paz, Don Listo –le digo. Eso sí: sin dejar de reírnos. Y le abrazo mientras noto en el suyo una cierta complicidad de aprobación.  Como si dijera sin decirlo: “ya era hora, joio de que espabilaras”. Entendía que esto, ahora, de alguna forma me recolocaba a sus ojos.

Y es que la “venganza” (de mentirijillas, claro) es, como dicen, un plato que ha de servirse frío. Cuanto más frío mejor. Y cuando las circunstancias te lo ponen, pues eso… a huevo.


                                                                                                                    ©narbona


2 comentarios:

A las 18 de septiembre de 2012, 10:21 , Blogger Runas ha dicho...

jajajjaaajajja. Que bueno, y que agusto se tiene que quedar uno dando de probar la misma medicina, y si es de buen rollo mejor. Un beso

 
A las 18 de septiembre de 2012, 16:34 , Anonymous narbona ha dicho...

Así es Runas. Qué bueno haberte arrancado una sonrisa... con este desenfadado relato.

Otro beso para ti.

 

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal